Aire más limpio en los vehículos Volvo con la avanzada tecnología de purificación de aire

Las alergias, el asma y la contaminación atmosférica afectan negativamente a cientos de millones de personas en todo el mundo, según los datos de la Organización Mundial de la Salud y la Organización Mundial de la Alergia.
Por eso, Volvo Cars ha adoptado medidas para que, en sus últimos vehículos, los clientes disfruten de una calidad de aire cada vez mejor, gracias a una tecnología de purificación de aire puntera que permite respirar un aire más limpio.
Volvo Cars cree que el aire limpio ofrece numerosas ventajas, tanto para la salud como para la seguridad personal, y seguirá mejorando este aspecto en sus nuevos vehículos.

El Filtro de aire avanzado, que forma parte de la última tecnología de purificación de aire instalada en los nuevos modelos de las series 90 y 60, tiene el CERTIFICADO de idoneidad para asma y alergias (asthma & allergy friendly), de Allergy Standards Limited (ASL), y elimina hasta un 99,9 % de los alérgenos de polen de hierba, árboles y maleza del aire entrante.
Allergy Standards Limited (ASL) es un programa de certificación independiente que ayuda a los consumidores a identificar aquellos productos que son adecuados para las personas que padecen asma y alergias.

Volvo Cars Tech Fund invierte en pioneros en tecnología de baterías StoreDot

Volvo Cars ha realizado una inversión en StoreDot, una empresa Israelí que desarrolla tecnología de baterías de carga ultrarrápida para vehículos eléctricos, a través de su filial de capital riesgo Volvo Cars Tech Fund.

StoreDot está trabajando en una tecnología pionera que, según sus declaraciones, permitirá fabricar baterías que ofrecerán una autonomía eléctrica pura de 160 km con solo cinco minutos de carga. La inversión brindará a Volvo Cars la oportunidad de colaborar estrechamente con StoreDot en esta nueva e impresionante tecnología, ya que su objetivo es convertirse, antes de 2030, en un fabricante de vehículos exclusivamente eléctricos.
A través de la colaboración con Volvo Cars, StoreDot pretende acelerar la comercialización de su tecnología e iniciar la producción en serie en 2024. Volvo Cars es el primer fabricante de vehículos premium que invierte en StoreDot. La colaboración entre ambas empresas se desarrollará fundamentalmente a través de la empresa mixta de tecnología de baterías que Volvo Cars creó el año pasado junto a Northvolt, el principal fabricante de baterías sueco. La inversión en StoreDot asegura a Volvo Cars el acceso a cualquier tecnología que resulte de la colaboración.

«Nuestro objetivo es convertirnos en el transformador más rápido de la industria y el Tech Fund desempeña un papel fundamental para establecer alianzas con los futuros líderes tecnológicos», afirma Alexander Petrofski, responsable del Volvo Cars Tech Fund. «Nuestra inversión en StoreDot encaja perfectamente con esa mentalidad y, además, su compromiso con la electrificación y la movilidad sin emisiones de carbono es igual que el nuestro. Confiamos en que la colaboración sea fructífera para ambas partes y nos permita introducir esta revolucionaria tecnología en el mercado».
El avanzado desarrollo de baterías de StoreDot se basa en una tecnología única de ánodos con predominio de silicio y en la integración del software correspondiente. Su objetivo de desarrollar una tecnología de carga ultrarrápida de baterías coincide con el plan de Volvo Cars de fabricar vehículos eléctricos con mayor autonomía, mayor rapidez de carga y menores costes.
Volvo Cars fue el primer fabricante de vehículos que se comprometió con la electrificación total. Su objetivo para 2030 es vender solo vehículos eléctricos puros. Para 2025, el plan contempla que la mitad de sus ventas mundiales correspondan a vehículos totalmente eléctricos.
Su empresa mixta con Northvolt, anunciada el año pasado, se centrará tanto en el desarrollo como en la fabricación de baterías de última generación específicamente diseñadas para la próxima generación de vehículos eléctricos puros Volvo y Polestar.
Como parte de la inversión en la empresa mixta, de aproximadamente 30.000 millones de coronas suecas (2900 millones de euros), ambas compañías están construyendo un centro conjunto de I+D y una fábrica de baterías en el área de Gotemburgo (Suecia). Estas instalaciones, en las que se crearán más de 3000 nuevos puestos de trabajo, serán un paso importante hacia la ambiciosa estrategia de electrificación de Volvo Cars.
En los próximos años, Volvo Cars tiene previsto lanzar toda una nueva familia de vehículos eléctricos puros, una de las estrategias de electrificación más ambiciosas del sector. Su transición a la electrificación forma parte de su aspiración de convertirse en 2040 en una empresa sin impacto sobre el clima; de ahí sus incesantes esfuerzos por reducir las emisiones de carbono en todas sus actividades.

Volvo Cars se centrará en la autonomía y la rapidez de carga para la siguiente generación de vehículos totalmente eléctricos

La empresa tiene como meta que las baterías futuras se adapten a las necesidades de sus clientes: mayor autonomía y menor tiempo de carga. Para ello, va a mejorar la tecnología de baterías de iones de litio en la siguiente generación de vehículos eléctricos. Más adelante en esta década, Volvo Cars pretende superar el hito de 1000wh/l de densidad energética para alcanzar los 1000km de autonomía real de conducción. Se espera que los tiempos de carga actuales se reduzcan a la mitad a mediados de la década, gracias a la mejora en la tecnología de baterías y los avances en el software y en la tecnología de carga rápida.